Escola MUUU en Talamanca VIII

El siguiente dia por la noche jugamos a “polis y a ladras”. En ese momento fué cuando hicimos uno de los descubrimientos más importantes y que aclaraba un poquito más la peculiar estancia en Talamanca. Algunos vecinos de Talamanca sufren de insomnio, creemos desde la época en que se puso de moda aquello de los “atracos silenciosos”. Algunos de ellos se mudaron a Barcelona a vivir por miedo a ser atracados, pero los que conservaron la casa y vuelven cada fin de semana al pueblo les aflora la paranoia una y otra vez, incluso con síntomas de desdoblamiento de personalidad. (Si no fuera que la voz era de mujer hubiese jurado que encima de nuestras cabezas estaba Jordi Pujol.)

Vecinos de talamanca enfermos

Anuncios

  1. Albert

    Jajaj, yo lo recuerdo como un grito largo, más bien como un discursillo.
    Ahora que lo pienso, puede ser que la mujer fuera sobornada por el equipo contrario para descubrir nuestro escondite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s