Agresión a una menor ecuatoriana

Estos dias en que las teles y las radios sacan humo respecto a la gilipollez que un desgraciado hace en un tren os voy ha explicar un par de experiencias personales. Una viene a cuento y la otra no (hago esto aprovechándome del tirón informativo del suceso y hacer Googlebomb del post).

Primera cosa

Para quienes les impacte el hecho de que una chica ecuatoriana sea agredida en un tren de cercanias y piense que esto solo pasa por la tele, ya le digo yo que va apañado. A un servidor le ocurrió hace dos años una situación similar. Resulta que en lugar de un tren la acción pasó en la calle, en mi calle para ser exactos. Y en lugar de ser agredida una chica ecuatoriana, fué un tipo que tiene un blog llamado 1212, es decir, yo.

Resulta que tranquilamente estaba viendo la tele en casa cuando escuché un gran estruendo en la calle. Cuando me asomé a la ventana ví un par de tipos estampando vallas de hierro, de esas que se utilizan en las obras, contra coches y portales. Ellos se paseaban por medio la calle exhibiendo su estupidez, chillando con actitud desafiante hasta que aparecí desde mi balconcito del segundo piso. Miré mi moto que estaba aparcada allí abajo cerca de ellos y decidí llamarles la atención.

Lo que pasó después es que los tipos se cansaron de tirar vallas (menos mal, se salvó la moto) pero yo me convertí en el nuevo objetivo. Unos de ellos, un neng como el de la filmación del tren se obsesionó en mí. Rompió la cerradura del portal saco mi bici a la calle y la tiró contra el asfalto. “Ocupa de mierda! mira lo que hago con tu bici!!!!! Viva Franco!! Maricón de mierda” … Creo que el tipo al ver mi pelo largo y mi actitud autoritaria pensó que no podia habitar en condiciones administrativamente correctas y ello le daba derecho a poder atacarme. Además tampoco creo que les sentó muy bién que me dirigiera a ellos en catalan.

Pués bién, como la cerradura del portal era mejor que la de mi casa, ya me hice la idea que el siquiente cerrojo no aguantaria los embistes de los energúmenos. El plan A era entretenerlos hasta que viniera la poli pero tardaba en llegar. Solo quedaba esperar en mi casa y enfrentarme a los dos tipos, o replegarse y mejorar la situación. Decidí abandonar la nave y replegarme en casa del vecino. Salí por el balcón (mientras los dos exaltados aporreaban la puerta de mi casa) y entré en casa del vecino del primero-primera trepando por la fachada convencido en el reclutamiento y dispuesto a lanzar un ataque por sorpresa. La cuestión es que el vecino no quiso salir (pobre, que iba ha hacer si no era su casa) y me retuvo en la suya.

Los dos tipos entraron en casa y no me encontraron. Tardaron más de lo que pensaba en tirar la puerta pero finalmente lo hicieron. Supongo que fliparon al entrar pues uno riene cierto gusto por el diseño y el arte, y los poco más de 50 metros cuadrados no responden al piso-tipo okupa.

Los tíos como no me encontraron dentro de casa, decidieron tirar un par de estantes con libros, el monitor de mi ordenador, una planta y estampar una silla contra una puerta de cristal que ya estaba rota. Poca cosa. Creo que mi gato también pilló, pero al verse amenazado atacó violentamente a uno de ellos (esto me lo estoy inventando porqué el animal quedó profundamente consternado durante unos dias y uno de los atacantes salió herido misteriosamente de casa…).

Sin encontrarme y fracasada la empresa los tipos decidieron huir no sin llevarse un par de recuerdos: un casco de moto usado y una guitarra eléctrica que yo mismo me hice cuando tenia 15 años. No hay que decir que dos tíos, en una calle desierta, a pleno sol en un dia de mayo, uno con un casco de moto y descamisado, y otro con chupa de cuero y una guitarra eléctrica no pasaban desapercibidos. Tampoco a la patrulla de la guardia urbana que los paró una calle más abajo.

Segunda cosa

¿Cómo es posible que un joven como el agresor del tren, tenga trabajo? Hace meses que busco un trabajillo por los alrededores de mi casa y nadie se interesa para tenerme a su cargo. ¿Será que los empresarios prefieren a tipos como el del tren a proto-artistas pacíficos como yo? El agresor del tren iba bien vestido. ¿Tendré apariencia de maleante?

Otro dato extraño, ¿Como és posible que hace dos dias haga una entrevista colectiva de trabajo (con traductores, una pentalingüe, un contrabajista, una pianista, una bióloga, y una socióloga) para una empresa que media en clases particulares y que se anuncia en el infojobs, y la retribución es de unos 14€/hora sin retención ni seguridad social?!!! ¿Qué cómo se llama la empresa? Hombre, eso no se dice simplemente se linkea

Conclusión

Como dice Kokon en su blog “todo es muy raro

Anuncios

  1. dicky

    Un 10 a este post. Respecto al asunto 2; mi opinión es que los contratadores buscan cualquier cosa menos un atisbo de inteligencia y de personalidad. Para ellos un trabajador con cultura es igual a problemas. Y conociendo el percal empresarial yo creo que la mayoría estarán acojonados pensando que el currela, además de opiniones, tiene cerebro. salud!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s