Etiquetado: internet

Big Data: Un término adulterado

bigdata

En los últimos años no hay día que no leamos por algún medio de comunicación alguna cosa que contenga el término “big data“. Parece que la población debe de estar preparada para presenciar el nuevo amanecer que iluminará el nuevo mundo y que proyectará la civilización hacia la prosperidad extrema.

Pero exactamente ¿que quiere decir esto del “big data”? Pues el “big data” es básicamente el trabajo con datos, con gran volumen de datos. Los datos pueden ser de todo tipo: pueden ser datos de gente, tipo padrón municipal, con el nombre, la dirección, el teléfono, con detalles como las características físicas, la salud de la persona, la ideología, sus gustos, las amistades, las posesiones… También se pueden utilizar para hacer estudios tráfico, contaminación atmosférica…y como no en el mundo científico, el empresarial, el político o el militar.

Por tanto, se pude intuir que, tratándose de datos o información, no hay demasiada novedad en lo que determina el término. Independientemente del gran volumen de información existente y de su tipo (datos numéricos, temporales, etc) no deja de ser una manifestación de origen humano. Hoy en día se pueden realizar muchos cálculos con muchos datos, en muy poco tiempo, pero por lo demás…Lo siento, soy un aguafiestas. No hay más. No existe en el “big data” la posibilidad  de encontrar “verdad”. No se ha encontrado y tampoco hay un algoritmo para encontrarla. Y de haberlo (el algoritmo para encontrarla) no hay modo alguno de determinar que los datos de origen, aquellos que se usan en el “big data”, son “verdaderos”.  Por tanto, como individuos, poca cosa podemos obtener más que cruzar datos para obtener algunas aproximaciones a unos objetivos preestablecidos.

Y es en los fines del “big data”en lo que el ciudadano debería de estar informado, porqué siendo tan fácil obtener, compartir, comprar, vender o regalar datos, no vamos a ignorar la posibilidad que con ellos se haga un mal uso. Ya van dos. Había dicho que en el “big data” no hay “verdad”, pues tampoco hay “amor”.

Finalmente propondré un tercer argumento que dilapidará cualquier brote de esperanza a los que aún crean en esta religión. Muy poca gente puede llevar a cabo las técnicas que permiten realizar estudios o prácticas con “big data” porqué es necesario ser especialista en algún ámbito de las ciencias y de la computación. Efectivamente, no vale con saber acces o diseñar bases de datos relacionales. Es mucho más. Pues ya tenemos un tercer argumento. Digamos que el big data “no es fácil”.

En conclusión, se puede decir que la popularidad del “big data” se sustenta en la recurrente admiración que la sociedad propugna hacia la tecnología (consecuencia de su poco conocimiento ) y por puro esnobismo.

Manuel Castells

Entrevista a Manuel Castells emesa el juny de 2013 i enregistrada a Barcelona.
També participen a l’entrevista Imma Tubella, Mertixell Roca y Marina Subirachs.

Manuel Castells Oliván (Hellín, 1942) és un sociòleg i professor d’universitat català d’origen castellanomanxec, catedràtic de Sociologia i d’Urbanisme a la Universitat de Califòrnia, Berkeley, i director de l’Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la Universitat Oberta de Catalunya.

Biografia

Va estar exiliat per la dictadura de Francisco Franco i es va establir a París, on va estudiar Sociologia amb Alain Touraine. A vint-i-quatre anys es va convertir en el professor més jove de la Universitat de París.

Va ser en les seves classes en què Daniel Cohn-Bendit i altres estudiants van iniciar el Maig Francès de 1968. Per aquest motiu, va ser expulsat de França i es va traslladar als Estats Units, on es va centrar en el desenvolupament de tecnologies de la informació i el seu impacte social.

Durant els darrers vint anys, ha portat a terme una àmplia recerca en la qual relaciona l’evolució econòmica i les transformacions polítiques, socials i culturals en el marc d’una teoria integral de la informació, l’exemple més clar de la qual pot ser el Projecte Internet Catalunya, que ell mateix coordina.

Els resultats del seu treball es recullen en la trilogia L’era de la informació, traduïda a diversos idiomes, i encimbellada per Anthony Giddens, assessor de Tony Blair, al nivell dels esforços explicatius que Marx o Max Weber van fer per a interpretar la societat industrial (el mateix Castells compara la seva obra, en la qual no hi ha cap concepte ex novo i propi, a la de Max Weber, que “va inventar” molts dels conceptes utilitzats per la sociologia contemporània); si bé altres autors, més crítics, la consideren una obra banal que es limita a fer un voluminós resum de les obres d‘Alvin Toffler, Yoneji Masuda, John Naisbitt, Saskia Sassen, James Martin i molts altres, coneguts i desconeguts, que seria llarg citar.

El que sí que sembla un fet és que Castells és actualment un dels autors de referència en el camp de l’estudi de la societat de la informació.

L’any 2001 va ser investit doctor honoris causa per la Universitat de Castella – la Manxa, i el 2006 ho ha estat per l’Escola Politècnica Federal de Lausana (Suïssa). Actualment resideix a Califòrnia i Barcelona i està casat amb Emma Kiselyova. El 2006 va rebre la Creu de Sant Jordi i el 2011 la medalla Erasmus de l’Academia Europaea. El 2012 va rebre el premi Holberg per la seva contribució al camp de la sociologia.

font: vikipédia